Mi experiencia con la Ayahuasca - Parte I

Mi experiencia con la Ayahuasca - Parte I

Mi historia

Como muchas personas que han probado Ayahuasca, mi historia inicia con una situación de vida insatisfecha. Creí que estaba viviendo de la forma en que siempre soñé que sería bueno vivir, pero fue después de algunos años cuando llegué a notar que todo había sido una equivocación. Me encontraba hace un par de años trabajando para una empresa transnacional, muy bien remunerado, pero por bastantes horas al día. Al inicio todo me parecía bien, ya que mi capacidad adquisitiva se había incrementado bastante y podía gozar de placeres que difícilmente antes me podría haber costeado. Salía seguido y a buenos lugares, iba regularmente a restaurantes, cines, cafés, todo aquello que te permites siempre de noche pues que era el único momento en el que estaba libre. Empecé entonces a notar cierto desgaste en mí, que fue creciendo relativamente rápido en el tiempo. Debe haber sido el trabajo mejor pagado que tuve hasta ahora, pero definitivamente había algo que me decía que no era para mi. Llegó un momento en el que sentí que era absurdo lo que hacía, básicamente había tomado ese puesto por los beneficios económicos, pero de eso no podía gozar prácticamente nada por lo extenso de mi horario de trabajo. Meses antes de renunciar, decidí hacer un viaje para poder relajarme y meditar sobre la situación que vivía en ese entonces: decidí ir a Pucallpa.

Conociendo la Ayahuasca

En la selva de Perú tuve la decisión de relajarme y divertirme todo lo que pudiera en estos días. Había conocido otros departamentos del país pero era la primera vez que iba a la Amazonía. Me encantó todo de ella: Su clima tibio, como si se estuviera en un sauna. Su sol radiante y no tan ardiente (en Lima el sol es muy desgastante, supongo que producto del smog de la ciudad), su comida deliciosa, sus piscinas, su ambiente tan limpio y su cielo estrellado. Estuve cinco días en la selva, el penúltimo día oí sobre la Ayahuasca.

La Ayahuasca, según me mencionaron, era una planta que te permitía tener visiones muy personales y que te ayudaba a encontrar claridad en tu vida. A pesar de que en ese momento la necesitaba, no llegué a probarla porque no me sentía totalmente animado.

Medio año después y crisis existencial

Luego de algunos meses en Lima llegué nuevamente a sentir que era un peón más en el juego de ajedrez. No imaginaba una vida tan vacía y tan simple como trabajar para ganar dinero y dormir. Fue entonces que renuncié a mi trabajo y me tomé unos meses para hacer introspección y buscar realmente qué es lo que me apasionaba en la vida, a qué me quería dedicar y cuál era la finalidad de estar vivo. Como psicólogo, llegar a ese punto de inflexión me pareció crucial, porque normalmente era yo la persona encargada de ayudar a los demás y ahora necesitaba enfocarme en mí.

La primera Toma de Ayahuasca.

Volví a la selva, esta vez para tomar definitivamente Ayahuasca. Me encontré con un problema: Los retiros mayormente los hacen con grupos grandes, según me explicaban por un tema de rentabilidad en la atención. Sólo fui tres días y no pude encontrar quién me ayudara. No fue sino hasta un mes después que volví en que pude realizar la sesión y desde ese entonces mi vida no ha sido la misma.

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se mostrará)
   Página web: (Url con http://)
* Comentario:
Escribir Texto